Conflictos con adolescentes: mediación

Conflictos con adolescentes: mediación

Conflictos con adolescentes: mediación

No hay comentarios en Conflictos con adolescentes: mediación

conflictos con adolescentes

Ya no es tan desconocida la Mediación Familiar, pero, ¿conocemos todas sus vertientes?. La respuesta más común cuando preguntamos o comentamos que somos mediadores/as familiares es que ayudamos a las parejas a separarse de manera cordial y negociada. Pero, pocas veces establecen la relación de mediación en un conflicto familiar que implique la relación de los progenitores, o solo uno de ellos, con sus hijos o hijas adolescentes.

Conocida específicamente como Mediación Intergeneracional, contamos con una rama de la mediación de conflictos familiares preocupada por la restauración, mejora de la calidad o perdurabilidad de las relaciones entre padres/madres e hijos/as. Atendiendo mayoritariamente a menores adolescentes o adultos jóvenes por la idiosincrasia de su etapa vital y los estilos educativos de sus padres que dan sus mayores frutos en este periodo.

Con la adolescencia aparecen en las familias nuevas problemáticas y los padres tienen que poner en práctica nuevas habilidades. Cuando éstas herramientas no son conocidas o bien manejadas los padres comienzan a generar miedos que no suelen plantear de forma abierta, o al menos en aras de una negociación con sus hijos/as adolescentes, y éstos a su vez, comienzan a aislarse cada vez más por la incomprensión que detectan. Éstos conflictos con adolescentes son algo consustancial al propio proceso de desarrollo y aprendizaje por los que necesariamente tiene que pasar el adolescente.

No existe crecimiento y adolescencia sin conflictos intergeneracionales. Los cambios en el organismo del adolescente son tanto para él/ella como para su familia, ya que se da una nueva situación que desarrolla insatisfacción e inseguridad en los jóvenes y desconcierto en los padres que no saben cómo afrontar el problema. Comienza aquí un ciclo necesario, pero el cual hemos de conocer para identificar si esa degeneración de la relación está dentro del ciclo natural o si se está convirtiendo en una situación que requiere de especial atención. Y la principal señal es cuando en casa, como se hacía antes, ya no puede “arreglarse”.

En cuanto a los conflictos de este tipo, generalmente comunicativos y conductuales, debemos tener en cuenta que no es un método, el de la mediación, que se emplee para reprochar o como arma con la esperanza de aliarse con el mediador/a y que se genere un debate 2 contra 1. La intención primordial es reestablecer una confianza y una comunicación en presencia de la otra parte para entrar en una nueva dinámica de normalidad donde antes había asperezas. El mediador/a procura a ambas partes herramientas y habilidades para que todos puedan trabajar en la mejora de una forma equitativa y responsable.

Como decimos, el trabajo no será unilateral, padres/madres e hijos/as necesitan ser vistos como buenos padres/madres e hijos/as, y la mediación ayuda a cambiar esa mirada. Puede ayudar a comprender y legitimar al otro/a escuchando y siendo escuchado.

Con todo esto, animamos a conocer más sobre la Mediación Intergeneracional y sus beneficios como posible respuesta a tantas cuestiones que pueden llegar a surgir como padre o madre de un adolescente. Pide una cita informativa en Aconmedia y resuelve tus dudas.

Teresa Utrera Postigo

Aconmedia

No te pierdas ningún artículo, noticia u oportunidad

Facebook-Logo

¡Síguenos en Facebook!

About the author:

Leave a comment

Síguenos

Acceso al campus online

Iniciar Sesión

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR