Comunicar a nuestros hijos el divorcio

Comunicar a nuestros hijos el divorcio

Comunicar a nuestros hijos el divorcio

No hay comentarios en Comunicar a nuestros hijos el divorcio

Claves para comunicar a nuestros hijos el divorcio.

El divorcio no tiene que ser un acontecimiento traumático para los hijos/as, pero son los propios padres y madres los que tienen que velar por ello durante la transición que vivirán estos menores que, sobre cualquier otro aspecto, para la búsqueda de su buen ajuste emocional, deben tener la sensación de que no han perdido a ninguno de sus padres en el proceso.

El momento de comunicar el divorcio de la pareja es de los más difíciles de gestionar. La principal causa es que, en un contexto de disputas y desacuerdos provocados por la separación, se debe pactar cuándo y de qué manera se les va a explicar los cambios de vida que van a surgir y cómo van a afrontarse cuando aún están adaptándose a ellos los propios adultos. Por ello, enumeramos algunas recomendaciones de aspectos a tener en cuenta para que el impacto sobre los pequeños/as sea el menor posible.

QUIÉN: lo correcto sería que ambos progenitores realizaran la labor de comunicarle a sus hijos/as que van a hacer vidas independientes. Puede resultar muy duro si la relación actual es tensa y existe falta de comunicación entre ambos. Pero sois responsables del bienestar de los menores por encima de las diferencias de pareja, y un entorno en el que el niño/a se sienta seguro/a es primordial para recibir este tipo de noticias. Cuando no es imposible, debéis pactar el contenido de la conversación, elaborar un discurso común que, por separado, trasladéis a vuestros hijos/as, de manera que normalicen con ambos este tipo de conversaciones y no les cohíba preguntaros a ninguno las dudas que les surjan.

QUÉ: cada edad lleva consigo una serie de procesos y pueden verse afectados de manera diferente. Es importante que averigüéis en qué punto se encuentran vuestros hijos/as para poder adecuar las palabras y la cantidad de información a sus edades. Recordad que se trata de informarles de que van a cambiar ciertos aspectos de su vida, no de detallar aspectos personales de la pareja, por lo que los problemas que hayáis tenido en la relación es algo que os compete a vosotros y perjudicaría enormemente a la salud emocional de los pequeños/as.

ORDEN: una de las mejores maneras de impedir algún tipo de impacto negativo es establecer rutinas y un orden previamente acordado por los padres y comunicárselo al menor. Éste podrá afrontar mejor cualquier tipo de cambio cuando conoce las consecuencias y sabe que va a pasar con él/ella. Por otro lado, conviene pactar normas cotidianas, acordar que tipos de castigos o premios utilizar y algunas pautas de educación que se respeten en cada casa donde vivirán, evitando así al/la menor un conflicto de lealtades al no saber que normas ha de cumplir y cuáles no.

CULPABILIDAD: un efecto negativo muy común que aparece en los hijos/as pequeños/as de padres separados es el sentimiento de culpabilidad. Los/as menores tienden a asumir la responsabilidad de la separación y a achacarlo a su mala conducta o algún hecho concreto por su parte. Debemos dejarles claro en la primera conversación sobre este tema, y en charlas posteriores, que es algo ajeno a él/ella y que no tienen culpa ni poder para intervenir en el proceso. Debemos desresponsabilizarlos y hacerlos comprender que esta nueva situación les afecta solo a los padres como pareja pero nunca como padre/madre y que el cariño y apoyo hacia ellos/as es incondicional.

DUDAS: hablamos de niños/as, con su propia visión infantil de los acontecimientos y sus límites de comprensión, por lo que debemos estar preparados para batallas de preguntas que les surjan y para saber adecuar la respuesta a sus edades con la premisa de SIEMPRE contestar. Cualquier información que soliciten y no obtengan (dentro de una medida razonable) les suscitará a rellenar esos huecos en blanco que tienen y la imaginación con la que elaboran esta información que les falta os puede jugar malas pasadas a vosotros/as y frustraciones a ellos/as.

Informar de la situación a nuestros/as hijos/as es de los momentos más duros del completo de la separación, pero con el tiempo empezarán a aceptar su nueva situación, a elaborar nuevas historias, a reconstruir su vida e incluso a percibir sus ventajas.

Teresa Utrera Postigo

Aconmedia

No te pierdas ningún artículo, noticia u oportunidad

Facebook-Logo

¡Síguenos en Facebook!

 

About the author:

Leave a comment

Síguenos

Acceso al campus online

Iniciar Sesión

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR